Colecciones

Hongo de arbusto

Hongo de arbusto

Arbusto de acebo. imagen de LiteWave de Fotolia.com

Los arbustos son una vista común en muchos proyectos de jardinería. La enfermedad por hongos puede dañar la apariencia de su arbusto y puede ser fatal si no se maneja adecuadamente.

Síntomas

El diagnóstico de una enfermedad fúngica puede ser bastante difícil ya que existen muchos tipos diferentes de hongos. Los síntomas comunes incluyen manchas en el follaje o las agujas del arbusto, decoloración como un color amarillento de las hojas y un ligero polvo mohoso en el follaje. El diagnóstico desde este punto puede ser problemático, ya que muchas infecciones por hongos muestran síntomas similares, si no idénticos.

Enfermedades fúngicas comunes

Sin embargo, existen enfermedades fúngicas comunes que atacan a los arbustos con más frecuencia. La pudrición de la raíz es común en algunas especies de arbustos, como el ciprés de Lawnson, y generalmente es causada por el exceso de agua, el mal drenaje del suelo o las inundaciones. Este hongo ataca las raíces del arbusto, pudriéndolas y haciendo que el arbusto no pueda absorber nutrientes. La marchitez vascular también ataca las raíces, pero el hongo viaja a través del sistema vascular del arbusto, provocando que el follaje se marchite y muera. Ambas infecciones fúngicas comunes son fatales la mayoría de las veces.

  • Los arbustos son una vista común en muchos proyectos de jardinería.
  • La pudrición de la raíz es común en algunas especies de arbustos, como el ciprés de Lawnson, y generalmente es causada por el exceso de agua, el mal drenaje del suelo o las inundaciones.

Extensión

Las enfermedades fúngicas pueden ser difíciles de controlar, ya que se propagan fácilmente. Un hongo viaja por el aire en forma de esporas, que luego aterrizan en plantas sanas y se activan si son golpeadas por el agua o la humedad. El hongo también viaja a través de la tierra. El hongo común es el fruto de un hongo subterráneo. Si un arbusto es susceptible a la infección por hongos y se planta en un suelo que contiene un hongo, lo más probable es que sea atacado.

Prevención

La prevención es uno de los métodos más eficaces para combatir las infecciones por hongos. Plantar en un suelo bueno y con buen drenaje evitará el crecimiento de hongos, que prefieren los ambientes húmedos. Nunca se deben plantar nuevos arbustos en un suelo donde haya una infección fúngica grave, como la raíz de la raíz o el marchitamiento vascular, a menos que el nuevo arbusto sea una variedad resistente. Plante arbustos resistentes siempre que sea posible.

  • Las enfermedades fúngicas pueden ser difíciles de controlar, ya que se propagan fácilmente.
  • Un hongo viaja por el aire en forma de esporas, que luego aterrizan en plantas sanas y se activan si son golpeadas por el agua o la humedad.

Controlar

La pulverización de fungicida puede controlar las infecciones y puede prevenir la propagación de infecciones por hongos al suelo. El uso de fungicidas variará según la variedad de arbustos y el tipo de infección por hongos. Los fungicidas generalmente se rocían en primavera, alrededor de mediados de mayo, y se vuelven a hacer entre cuatro y ocho semanas después para prevenir una mayor infección por hongos.

Identificación

Si tiene alguna duda sobre la variedad de infección por hongos, recolecte muestras del arbusto y envíelas a su Extensión Universitaria local. Este servicio identificará el hongo y le dará opciones de control.


Ver el vídeo: 10 Plantas y hongos que parecen partes del cuerpo (Junio 2021).